Proyectos

Publicaciones

Formación







Contacto:
Mail
Twitter
Facebook


Claudio Correa

Sobre Estruendos sin ira de Claudio Correa

Extracto del ensayo Ignición (reír a carcajadas) de Rodrigo Gómez Mura, 2022.

 “¡La grieta está en mí!” dice Scott Fitzgerald sobre su propio proceso de demolición de vida en Crack up –que es tanto grieta como reír a carcajadas–. La muerte es la grieta que va avanzando de a poco en nuestra existencia, acontece; ¿la memoria es una luz que pasa por esa grieta? Las fotos de los hitos de la vida de ese cualquiera son relámpagos que se presentan en otra ruptura de superficie en otra grieta dado por el giro del proyector que pone un inmaterial (el haz de luz) que forma la pantalla que es rota continua/discontinuamente en donde pasa una vida y su fin sin fin, una vida rota que rota en loop.El deslumbramiento proporciona malestar e incomodidad sensible/física y ocasiona incertidumbre, el acontecimiento habla y entra por la grieta, la crisis. Un extrañamiento causado por el estrobo del montaje fragmentario.

El intervalo, la estroboscopia, el flicker, la repetición, el loop; cuando el pestañeo de los signos en la superficie hacen relampaguear lo simbólico en momentos actuales en que la concentración de la mirada está distraída, suspendiendo la capacidad del espectador de ponerse en una situación crítica ante la multiplicidad y exuberancia de información que abunda en los distintos canales por los que lo audiovisual circula, la operación que Claudio Correa mantiene es la de extraer y exponer. Poner en superficie de manera simbólica objetos de la cultura. Extraer y poner en un espacio expositivo los gestos y sonidos propios de la crueldad banalizada por los medios y que ha heredado primero el cine, desde las funciones de vodevil, pasando por la televisión hasta la actualidad en que toda red social en auge cumple la tarea de mantener a las personas en posición bipolar. Traer y exponer estos aparatos y Apps que tuvieron su aceleración durante la pandemia.

En la entrevista de 1982 El futuro, un enorme y resignado suburbio del alma que da J.G. Ballard a Andrea Juno y Val Vale para el nº 8/9 de la revista contracultural Punk: Re/Search, el autor de Crash, dice: “Prueba pararte enfrente de una pantalla común de televisión y no mirarla, solo dirige tu mirada seis pulgadas a la derecha y verás un destello horroroso, como si viniera de otro mundo. Y eso es realmente lo que estás viendo: miles de pequeños puntos que se lanzan hacia tu retina a una gran velocidad.”[1]

De esa condición farmacológica que tiene lo audiovisual, que hipnotiza, se han preocupado las corrientes progresivas que experimentan con las técnicas audiovisuales, oponiéndose al fármaco inicial, para generar un espacio de pensamiento crítico al hacer evidente el montaje. Los autores, realizadores que se mueven en el campo de la cultura de masas y lo público, recurren al humor para levantar un discurso en que lo que exponen parece invisible como las ropas del emperador.


[1] Ballard, J.G. Para una autopsia de la vida cotidiana. Conversaciones / James Graham Ballard. Buenos Aires: Caja Negra, 2013.