Workshops

CIIA

Alguien Ahí







Contacto:
Mail
Twitter
Facebook


Mateo Mate

Mitos Huecos

Entre mayo y julio de 2017 Mateo Maté realizó una exposición que puede, en gran medida, entenderse como una precuela (palabreja tan de moda en estos tiempos nuestros tan esclavos de modas y tendencias…) de este nuevo proyecto, Mitos Huecos, que ahora se publica dentro de la “Colección Arte actual” de las ediciones Fueradcarta. En aquella ocasión Mateo, en una de esas diabluras conceptuales y formales que tanto le gustan, subvertía -y sobre todo pervertía- el canon clásico de belleza occidental que, durante siglos, desde la estatuaria grecolatina hasta el siglo XIX, había dictado las reglas de la representación artística académica, y que todavía aún hoy se halla fuertemente enraizado en nuestro imaginario colectivo y en nuestra cultura visual.

Por medio del arte de magia de la magia del arte -y también de su calenturienta imaginación- esos iconos que habían conformado nuestro ideal estético adquirían, tras una sutil, a veces casi imperceptible intervención, un aspecto y un significado simbólico completamente opuesto al original. Así, el Discóbolo pasaba a ser un hombre negro, la sensual Venus, modelo de perfección femenina aparecía como un transexual, o Adonis, la personificación de la etérea gracia adolescente, se convertía en un desagradable muchacho obeso, carne de bullying y de acoso escolar.

El propio artista decía entonces, con sorna e ironía, que tan sólo se trataba de unos pocos gramos de yeso más, modificando ese modelo canónico. Podríamos decir ahora, sin menos sorna e ironía, pero con igual convencimiento, que su nueva propuesta Mitos Huecos -no añadiendo sino ahora precisamente quitando unos pocos gramos de ese yeso-, incide asimismo en otra relectura de los arquetipos y prototipos tradicionales y en el valor simbólico y representativo que los identifica y los define.

En este caso se trata de una serie de dibujos realizados con la tradicional técnica del carboncillo (un claro guiño a la tediosa formación académica tradicional, que obligaba al aprendiz de artista a pasar largas horas copiando del natural estatuas, elementos ornamentales y cabezas), reproduciendo diversos bustos clásicos que representan figuras y personajes de nuestra cultura occidental, muchos de ellos todavía bien reconocibles, y a los que se ha vaciado el rostro dejando en su lugar un inquietante e insondable orificio. Filósofos, políticos, militares, importantes protagonistas de la historia, el pensamiento, la religión, la ciencia y el poder, quedan así convertidos -literalmente- en una suerte de agujeros negros, o también de caras huecas, como si fuesen salvajes y violentos mordiscos arrancados a la materia de la que están hechas su memoria y nombre, despojándoles pues de su principal atributo identificativo y por extensión de su poder de ser líderes y emblemas de una sociedad que ya no les reconoce y que busca -desesperada, ciega, inútilmente- nuevos rostros que la guíe, nos guíe…

El mundo de los objetos cotidianos, aparentemente banal y mudo, es el principal territorio en el que Mateo Maté (Madrid, 1964) ha venido inspirándose para proponer sus obras y con los que construye auténticos paisajes simbólicos. Estos objetos, con frecuencia, se encuentran vinculados a su propia geografía doméstica, y en sus manos -y en su mente- adquieren una simbología muy peculiar, tejiendo conexiones entre lo privado y lo público, lo político y lo experiencial, y entre lo individual y lo colectivo, aspectos todos que terminan por fundirse y por confundirse. Trabaja con un amplio registro de medios expresivos que van desde la pintura, el dibujo, la escultura, los objetos, las instalaciones o las referencias textuales. Un elemento claramente presente en sus propuestas es el azar, pero más aún lo es la ironía e incluso el sentido del humor, aspectos todos ellos que le sirven para buscar la interacción con el observador y su propia actitud crítica.

MATEO MATE ha realizado exposiciones individuales en la Sala Alcalá 31 Madrid, 2017, el Museo Lázaro Galdiano, el Museo Cerralbo, la Biblioteca Nacional de España Madrid, 2013, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía Madrid, 2012, el Museo Siqueiros México DF, 2011, el Matadero Madrid, 2010, el Museo Patio Herreriano Valladolid, 2008, el Círculo de Bellas Artes Madrid, 1994, etc.

Prepara para la primavera de 2020 una exposición para La Galería Nacional de Arte Moderno de Roma.

Asimismo, su obra ha sido mostrada en los siguientes museos y centros de arte: Jeu de Paume Paris, PS1 Moma Nueva York, Museo Weserburg Bremen, Centro Botín Santander, Museo Berardo Lisboa, Centro de Arte 2 de Mayo Madrid, Museo de Arte Contemporáneo Santiago de Chile, MART Trento, Museo Thyssen-Bornemisza Madrid, BOZAR Bruselas, Fundación Miró Barcelona, The Herzliya Museum Tel Aviv, Hirshhorn Museum Washington, Fundación Tàpies Barcelona, Artium Vitoria entre muchos otros.

Francisco Carpio